¿Por qué los móviles actualizan su sistema operativo?

Desde que el mundo es mundo, los aparatos informáticos se han podido actualizar. Ordenadores industriales, domésticos, equipamiento comercial, etcétera. Todos contaban con la posibilidad de recibir algún tipo de actualización capaz de mejorar su rendimiento, añadir funciones o acabar con los errores que, queramos o no, pueblan los códigos de cualquier programa que se precie. Así que con la llegada de los smartphones, a finales de los 2000, esta costumbre pasó a formar parte de la cultura de los propios usuarios. Así que con todo lo anterior, ¿sabes por qué los móviles actualizan su sistema operativo?

Día a día un usuario medio, está acostumbrado a hacer un uso normal del teléfono móvil: películas, series, mensajería y WhatsApp, navegación web, música, videojuegos, televisión, etcétera. De vez en cuando, en esa lista de tareas que llevamos a cabo se cuela una actualización: la de una aplicación, la de los parámetros de configuración del operador y, la más importante de todas, la del sistema operativo. 

Ahora bien, ¿qué es una actualización del sistema operativo? 

Cualquier dispositivo actual destinado a trabajar gracias a la interacción con el usuario necesita de un sistema operativo (OS). Se trata de la copa de accesibilidad que nos permite interactuar con el hardware del smartphone y exprimir todas sus capacidades. Hace falta un programa para capturar fotografías, encender o apagar el wifi, escuchar música o realizar una llamada de teléfono. Todo eso es posible porque tenemos un OS que está siempre atento y es capaz de respondernos a cualquier acción que llevemos a cabo. Ahora bien, como antes te comentaba, nunca están exentos de fallos de funcionamiento y son susceptibles de recibir mejoras que siempre pueden ampliar sus capacidades. 

Otras de las características de un sistema operativo es que no se almacena en la memoria disponible para guardar, por ejemplo, los mensajes de WhatsApp. sino que está alojado en un lugar seguro que solo puede modificarse con los privilegios de acceso más elevados, superiores incluso a los que disfrutamos los usuarios normales. Es por eso que la integridad de esa instalación es clave para que el teléfono funcione de forma estable y sin problemas. Así que una actualización lo que hace es acceder a ea parte del hardware y contar con capacidad para escribir encima de las versiones anteriores, para dejar activa unicamente la última firmada por el fabricante, en el caso de los móviles, tanto Apple como Android. 

¿Por qué es importante actualizar el sistema operativo? 

Existen muchas razones por las que es necesario actualizar el sistema operativo de un teléfono móvil, aunque en realidad todas esas posibilidades se concentran en tres grandes grupos: 

  • Corregir fallos: un sistema operativo es un software de una enorme complejidad que necesita de muchos retoques para funcionar perfectamente. Incluso en el caso de ser una buena versión, no está exenta de fallos que dificultan alguna tarea, rompen una función importante o directamente hacen que el teléfono sea inservible. Para todos esos errores técnicos, nada como una buena actualización del OS. 
  • Añadir nuevas funciones: esta es una de las preferidas de los usuarios porque permiten a un teléfono mejorar con el paso de los años. Gracias a estos añadidos que llegan a través de las actualizaciones del OS, el smartphone que tenemos hoy en la mano es mejor que el que sacamos de la caja hace uno, dos, tres o más años: modos nuevos de cámara, teclados mejorados, compatibilidad con servicios y hardware que se va lanzando con el paso de las generaciones, etcétera. 
  • Mejorar la seguridad del móvil: esta es, seguramente, la más importante de las tres, ya que las actualizaciones críticas permiten a nuestros teléfonos mantenerse a salvo de hackers y ciberdelincuentes, que día a día investigan nuestras cuentas bancarias e incluso secuestrar los móviles para pedirnos un rescate a cambio. De ahí la importancia de tener la última versión del OS siempre instalada. Esta es, indiscutiblemente, una de las razones por las que es una obligación llevar el teléfono actualizado a la versión más reciente del sistema operativo.

¿QUÉ ES “MOBILE WALLET”?

Estamos en los años dorados de eWallet. Ese método de pago innovador que cada vez es más popular. ¿Te estás planteando usarlo? En este post vamos a despejar la incógnita del Mobile Wallet, qué es y cuales son tanto sus ventajas como sus inconvenientes. 

El mobile wallet se trata de un monedero virtual. Cabe exactamente lo mismo que en una cartera convencional. Desde el dinero almacenado en tus tarjetas de crédito y débito hasta las tarjetas de fidelidad propias de cada negocio. Los cupones de descuento también tienen cabida en este bolso digital. Si vas a hacer una compra y se te ha olvidado llevarlos, no tendrás que lamentarte jamás. Estamos seguros de que el móvil es un aparato que siempre viaja contigo, de forma que es un sistema ideal para las personas despistadas y olvidadizas. 

Para poder usarlo se precisa tener descargada una App específica. Apple y Google cuentan cada una con una aplicación oficial. Se llaman Apple Pay y Google Pay respectivamente. En los iPhone es necesario instalar la primera y en los móviles Android la última. El Apple Watch también admite pagar con la App de su compañía. Es una forma práctica y dinámica de hacer las cosas. Google Pay no se queda atrás y te permite revisar el estado de tu cuenta desde el portal web en otros dispositivos. Ambas posibilidades brillan por sus niveles de seguridad y la protección de los datos del usuario. 

¿Te parece complicado? En verdad la interfaz de estas aplicaciones es muy intuitiva. Comenzarás a utilizarlo por lo sencillo que es de manejar y terminarás enamorándote de ello por su rapidez. 

Cómo funciona el pago con el móvil y por qué es más seguro

Desde nuestro punto de vista personal, consideramos que las eWallets son más seguras que una tarjeta convencional. Te preguntarás con qué razón damos este criterio. El principal motivo que tenemos para afirmar esto es que si tu tarjeta bancaria se extravía hay que llamar enseguida al banco para bloquearla, puesto que su único seguro es el pin. Nuestra confianza se guarda bajo una credencial de 4 dígitos. Cuando el gasto es inferior a 20€ ni siquiera se requiere que se introduzca el pin en el datáfono. 

No deseamos que a nadie se le ocurra esta desagradable situación, pero si te roban la tarjeta inesperadamente, es demasiado fácil para los ladrones hacer compras fraudulentas bajo tu nombre. Antes de que el banco haga el blanqueo, igual han pasado horas sin que te dieras cuenta de que te faltaba la cartera. En el caso de que llevaras efectivo en el monedero, esa cantidad ya se perdería para siempre. Aunque robaran tu teléfono, la App Wallet está cifrada por un sistema de seguridad fidedigno. No hay forma de acceder a tus datos en tu ausencia o sin permiso. 

Entonces, ¿cuáles son sus desventajas? 

Como en todos los casos, no todo son ventajas. Es por ello por lo que hemos hecho una lista con todos los contras que hemos encontrado: 

  • No está aceptado en todos los comercios y por lo tanto su uso estará limitado durante un tiempo. 
  • Es imposible pagar si el teléfono móvil se queda sin batería 
  • Poder pagar con el móvil significa que siempre llevas “dinero”, lo que puede llegar a aumentar los gastos por la pérdida de control sobre cuánto compras.